Clínica Dental

Clínica dental y medicina estética Villacastín

Endodoncia

La endodoncia o tratamiento del nervio, es uno de los tratamientos más habituales que realizamos y en la mayoría de los casos el paciente manifiesta dolor, sensibilidad al frío o al calor. En estos casos la intervención del endodoncista es clave para remitir este dolor.

Dentro del diente hay un tejido blando llamado pulpa que contiene vasos sanguíneos, nervios y tejido conectivo que alimenta al diente durante su formación.

En ocasiones esta pulpa se inflama o se infecta y puede producir dolor, generalmente por una caries profunda o algún tipo de traumatismo que ha llegado a esta cavidad nerviosa, otro motivo que puede requerir este tipo de intervención es cuando la pulpa queda expuesta por el desgaste de los dientes debido al bruxismo lo que provocará una sensibilidad prolongada al frío o al calor.

La pulpa es importante durante el crecimiento y la formación del diente. Sin embargo, cuando el diente haya madurado completamente, puede sobrevivir sin la pulpa.

Clínica dental y medicina estética Villacastín
Endodoncia
Endodoncia

En qué consiste la endodoncia

El proceso de endodoncia consiste en eliminar el tejido pulpar doloroso e infectado, la desinfección de los conductos radiculares y finalmente el sellado de estos para evitar la reinfección.

Aunque el tratamiento de endodoncia tiene un alto porcentaje de éxito, en algunos casos el dolor continúa a pesar de haber realizado un tratamiento del nervio, ante esta situación, queda un segundo intento para salvar el diente y pasa por realizar un segundo tratamiento endodóntico conocido como reendodoncia. Si aún así, no funcionara, habría que recurrir a otras opciones que implicarían la extracción de la pieza.

Principales pasos del tratamiento de endodoncia

Los principales pasos en un tratamiento de endodoncia son tres y a continuación se detalla de manera muy resumida en que consisten cada uno de ellos.

Eliminación del tejido pulpar

Con la zona anestesiada, se realiza un agujero en la corona del diente mediante el cual se accede a la cámara pulpar para eliminar el tejido doloroso e infectado. En este paso se intentará dar la amplitud necesaria para poder instrumentar los conductos que se encuentran en la raíz del diente.

Tratamiento de conductos

Una vez realizada la apertura de la corona, se introducirán unas limas de diferentes formas y grosores en los conductos con el fin de retirar todo el nervio infectado.

Sellado de los conductos

Retirado todo el material infectado y limpio el conducto se procede al sellado con un material plástico para evitar la reinfección.

Finalmente se podrá rehabilitar el diente con un empaste, una incrustación o una funda, dependiendo del deterioro inicial de la pieza.

Experiencia y formación para asegurar el éxito

Puede parecer un proceso sencillo pero se necesita de mucha experiencia y una formación específica para realizar este tipo de tratamiento con garantías de éxito, y en Clínica Villacastín encontrarás estos profesionales.

Abrir chat
1
Hola, en que podemos ayudarte?